CleanCo2

economia-verde

Para mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2 grados, es necesaria una inversión adicional de entre 190 y 900 millones de dólares al año hasta 2050.

Liderazgo en Sustentabilidad (CISL) de la Universidad de Cambrigde han dado a conocer un informe que analiza las conclusiones del Quinto Informe de Evaluación (AR5) del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) para el sector financiero.  Bajo el título “Cambio climático: implicaciones para los inversores y las instituciones financieras”, el informe analiza algunas de las alteraciones que han implicado la llegada del cambio climático. Así, el documento destaca que los impactos del cambio climático, y las políticas para frenarlo, pueden tener efectos significativos en las inversiones mediante la introducción de riesgos no previstos anteriormente. Por otra parte, sostiene que es posible que las oportunidades de inversión se abran a campos como las energías renovables y la eficiencia energética.

El documento pone de manifiesto que las pérdidas económicas anuales entre 1950 y 1990, provocadas por fenómenos climáticos extremos, se multiplicaron por 10. Como ejemplo, las 22 inundaciones que se produjeron entre 1990 y 1996 implicaron pérdidas superiores a un billón de dólares cada uno. Además, se han incrementado las inundaciones y la sequía y la seguridad alimentaria está sujeta a la variabilidad de las lluvias, las plagas en los cultivos y, como consecuencia, subirán los precios y se producirá una mayor volatilidad en los mercados agrícolas.

Por otra parte, las respuestas efectivas al cambio climático requieren grandes inversiones de capital y finanzas. En este sentido, el documento indica que para mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2 grados, es necesaria una inversión adicional de entre 190 y 900 millones de dólares al año hasta 2050.

Para Stephanie Pfeifer, directora ejecutiva de IIGCC, aunque se están haciendo inversiones en el cambio climático, “se podría hacer una política más fuerte”.  Según Andrew Voysey, Director de Desarrollo de Programas Financieros en el CISL, “para evitar los peligros del cambio climático, se requieren reducciones drásticas de la inversión relacionada con la extracción de combustibles fósiles y la generación de electricidad convencional, junto con un aumento significativo en la inversión en energía baja en carbono y en la eficiencia energética”.

CONCLUSIONES

Como conclusión, el informe pone de manifiesto que los inversores y las instituciones financieras no pueden aislar los efectos del cambio climático en sus inversiones. Así, aseguran, existe la necesidad de analizar los riesgos y oportunidades de las inversiones teniendo en cuenta los impactos físicos del cambio climático y las políticas encaminadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El cambio climático también puede alterar significativamente los patrones de inversión de capital. A medida que aumenta el calentamiento, los diferentes eslabones de la cadena de suministro están expuestos a los riesgos climáticos.

Por otra parte, los gobiernos tienden a recurrir al sector privado para proporcionar la mayor parte del capital necesario para conseguir reducciones significativas de las emisiones de gases de efecto invernadero y apoyar los esfuerzos para luchar contra el cambio climático. En este sentido, la disposición de los inversores privados y las instituciones financieras para proporcionar esta capital dependerá de cómo ven los riesgos asociados con las políticas y los incentivos ofrecidos. El informe, que forma parte de una serie de 13 análisis del AR%,  sirve de guía para las instituciones financieras, en particular las de los países en desarrollo, a la hora de tomar decisiones políticas relacionadas con el cambio climático.

Fuente: http://colombia.corresponsables.com/actualidad/inversiones-y-cambio-climatico-deben-ir-de-la-mano-0