CleanCo2

xmUaHYkGJe38eEOsFrUw1K0S

Susana Magro, directora de la Oficina Española de Cambio Climático, ha anunciado que el Gobierno reclamará a las empresas inscribirse en el nuevo Registro de huella de carbono si quieren trabajar con la Administración. Para ello deberán, como mínimo, calcular y reducir las emisiones de CO2.

La idea es que se aplique “de cara a 2015”, empezando con la contratación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), y que posteriormente se extienda al resto de la compra pública, que aporta el 16 por ciento del PIB nacional.

El nuevo Registro, alumbrado por el Real Decreto 163/2014, es pionero en Europa. Facilitará que las organizaciones y los individuos que lo deseen calculen, bajen y compensen sus emisiones de CO2 invirtiendo en masas forestales en España. Las disminuciones de anhídrido carbónico que se obtengan computarán en los objetivos nacionales de reducción que el país tiene comprometidos con la UE.

Para aumentar el éxito del Registro, las empresas que quieran trabajar con la Administración tendrán que estar inscritas en él. Como mínimo, habrán de calcular las emisiones de la organización y minorarlas, mediante, por ejemplo, la adopción de medidas de ahorro y eficiencia energética.

Adicionalmente, podrán compensar su huella de carbono restante invirtiendo en nuevos bosques en el territorio nacional -proyectos de absorción de CO2-, pero esto no será una exigencia para participar en la compra pública.

La compensación del CO2 en masas forestales que actúan como sumideros de carbono ha generado un nuevo mercado que mueve globalmente unos 250 millones de euros y crece al 13 por ciento anual. El nuevo Registro propiciará que esas inversiones, ahora mayoritariamente destinadas a países pobres o emergentes, se queden en España.

Fuente:  http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/192807862/seleccion-ee/noticias/6099408/09/14/Las-empresas-tendran-que-inscribirse-en-el-nuevo-Registro-de-Carbono.html#.Kku8qZu5r20MEiH